El plástico tarda hasta 1.000 años en descomponerse, fragmentandose en partículas tóxicas microscópicas. (GreenPeace)