La disrupción endocrina contamina la sangre del 90% de la población. (OMS y UNEP)